Datos personales

Mi foto
Guipuzcoa, Pais vasco, Spain
Hortensia Alcalá García. Nace en la provincia de Cáceres, reside en Oñati Gipúzkoa. Dedico mi tiempo a la escritura- “muy romántica”, relatos, poesia, verso, e historia contemporánea. Cuando puedo viajo. No sin una cámara de fotos!! Con el proposito de disfrutar un poco, de la tercera etapa de la vida, que después no hay más. Codial saludo.

Seguidores

sábado, 30 de mayo de 2015

La cruz de tu traición


LA CRUZ DE TU TRAICIÓN: (tarea 4)

 

Preparo mis enseres  ya que al recibir la llamada telefónica tan urgente me apresuro a salir para llegar a Huelva, a la hora prevista. ¡Sí! Estoy algo acelerada, es que hace tanto tiempo que no estamos juntos… que no se cómo me comportare al verte, ¡¡seguro que así!!

Jon; quiero que sepas que a pesar de tu marcha inesperada sin previo aviso  no puedo  evitar al  oírte de nuevo,  que  mi corazón se acelere. Sin pensarlo más me decidí a viajar y te diré que no estoy molesta contigo, yo te echo mucho de menos, es por ello  que decido emprender este largo viaje.

La vida es así, si juntos forjamos nuestra historia de amor: los destinos  nos dictan  los caminos a seguir. Es entonces cuando encontraremos la felicidad  intentándolo de nuevo. ¡¡Si es esto lo que piensas pedirme!!

Espero que no estés olvidado de mí y al verme no tengas   duda: será en la playa que ya conocemos bien desde nuestros recuerdos. Punta Umbría, en la parte derecha por favor; allí donde pueda aparcar con facilidad y cuidar  mi coche.

Me veras vestida de blanco. El vestido, estilo Ibicenco; como recordaras es mi peculiar y favorita manera de vestir en verano. El cinto complementario será en, trenzado, colores rosa palo y rojo carmín. Sostendré mi pelo con una pañueleta en tres tonos, blanco, rosa y rojo, en cuatro dobleces. ¡Como sabes bien en la zona siempre zurra el viento!

Recuerdo vanamente, cuando en aquella ocasión… seria a poco de nuestro primer encuentro” la cuestión es que después de bañarnos, aprovechando la luz de un precioso atardecer, en tonos boreales, verdosos, cobrizos y violetas. Fue una tarde plana, tranquila, sin ventisca. - Jugueteamos dentro del agua. Tú no me dejabas de la mano en ningún momento y, me abrazabas con ternura. MMMMM…  como lo recuerdo… y se nos hizo tarde.

Después nos fuimos a cenar Pescado y marisco,  tras la cena ligera y nada romántica, sin música, la parte más divertida  la pusimos nosotros, ya que todo el rato reímos y  charlamos sin parar, todo un derroche  de sensaciones y sentires. -Después volvimos a pasear por el mismo sitio.

El fulgor de la luna, enamorada penetra al trémulo albor de la noche. Los cuerpos remostados en la blanca y brillante arena, recibiendo a los astros que se difunden en las agua y adormecen el ama.

Entre susurros  placenteros, dormimos sin notar la brisa fresca. El sonido arrullador  de las gaviotas  nos despertó del sueño mañanero. Al abrir los ojos en medio de la alborada, encontrándome a tu lado mire al infinito y  creí ver el mundo a mis pies. Por unos momentos; creí que  soñando estaba.

¡¡Me dijiste!! Espérame un momento que vuelvo con el desayuno y quiero sorprenderte. …Y, yo  te sonreí me puse en pie,  despacito fui adentrándome en el agua, sobre las olas débiles y silenciosas; por una marea tranquila. Para acentuar la sorpresa, tarde en mirar para ver tu lejanía. -En un momento ya no pude esperar y pensando en tu vuelta con la bandeja repleta del desayuno para los dos. Sentí como la arena y un torbellino de aguas ardiendo me absorbía mientras te vi alejarte abrazado a  otra… sin mirar atrás.
  Mis ojos inundados bajo el agua, apagaron mi luz dormida, como mi corazón ceso para dormir  la vida.
 

No quiero morir de amor.

 Me niego a teñir de rojo mi alegría.

 Si me pinchas una vena…no sangrare.

Si ves que se abre el clavel

de mis labios Córtalo, y deshazte de él.

En el penal de mi vida sumida en llanto esperare

el consuelo de un nuevo día, que con sus noches

consumiré.

Si en mi agonía no puedo verte, todas las rosas deshojare.

A la alborada del nuevo día yo nuevas rosas encontrare.

Como amatista y perlas cultivadas, seré por otro amada.

Mi sangre volverá; sí! volverá a sus ríos.

Galopando con latido fuerte, sintiendo otro latido

deambulando  por un solo cuerpo

 y un amor por otro amor querido.

Hortensia Alcala  García
 

 

jueves, 21 de mayo de 2015

Carta de amor.


Carta al amor de mis amores.

(Tarea 3)

Hola querido amor. Te escribo desde la lejanía, para contarte mis cosas  que son también las tuyas. Decirte que desde que te marchaste mi pensamiento está ausente; se marcho contigo. Me refugio en la música. Recordando aquellos días que pasamos juntos en Paris. -Jacques Brel. (No me quitte pas) nos gustaba a los dos, ¡yo no me olvido!

Tú te molestaste un poquito conmigo porque entramos a las GALERIES LA FAYETTE. Ya sé que tenias razón al enfadarte. Tardé muchísimo! Quise sorprenderte y en tu descuido me “colé” en la peluquería, (FASIÓN)  Me teñí el pelo; en color chocolate Noir, con mechones color perla. Tarde mucho... eso lo sé. Después… te costo admitirlo pero  me lo dijiste, (estas preciosa) mmmm, ¡me gusto gustarte!

Seguimos recorriendo la galería, volví a hacerte esperar un ratito que tú aprovechaste para salir a fumarte un cigarrillo, que trajiste desde Argentina. Que como sabemos bien, en Paris todo está muy caro. Entonces yo de mientras me compre una falda ya que de nuevo con las prisas me olvide de poner en la maleta la única que tengo…bueno, tampoco pasa nada, tener dos faldas, es mejor que no tener ninguna. ¿Era preciosa verdad? ¡¡Joe!! ¡Perdóname!

Pues ya ves lo bien que me vino tener la falda, Ya viste que pronto la necesite. Al salir de las Galerias Lafayette; Como era viernes, paseamos tranquilos cerca del río Sena. En uno de los recodos junto al río cercano  del Point l`Alma. Nos paramos a ver el paso de los Bateaux mouches. Que navegaba rivera a bajo  mostrando a sus pasajeros la belleza, de las noches Parisinas. Desde fuera se apreciaba como la gente bailaba. Tú me diste tu mano a la vez que me rodeabas por la cintura. Me miraste y susurrándome me dijiste. ¿Bailamos?

Yo: Si! los dos solos en el recodo junto a uno de los puentes de Paris bailando Vals.

Fuste amable y generoso conmigo. Me dijiste… esta falda te queda preciosa así ajustada! También la blusa color perla como las mechas de tu pelo, sobre el color chocolate noir.

Mmmmmm ¡me besaste! Después de bailar caminamos. Nos adentramos en el barrio latino. Jajajaja… Recuerdas? En aquella plaza, cerca de la Sorbona. También bailamos, sonaba un precioso tamgo… y me encanto bailar contigo  el Libertango. He  de decirte que bailas muy bien… y eso me encanta…y ¡¡tú me encantas!!

Bueno amor, Ya que anoche no pude dormir, te dedique una poesía, que sé que te gustan. Así con ella y muchos besos me despido.

Hasta  siempre amor.
 

Quisiera contarte algo

y que me cuentes de ti.

Cuéntame tu pensamiento

que pase a mi corazón,

un poquito de aire fresco.

Pensar que puedo morir

sin de tu fuentes beber

me hace el pulso estremecer

y  mi estoicismo sufrir.

Siénteme cerca de ti

quiero que escuches mi voz.

muy cerca del corazón

y así me puedas sentir.
 

Hortensia Alcala García

lunes, 4 de mayo de 2015

Cerca de tí y la Música


Cerca de ti y la música!! es estar Cerca de Dios  

(Tarea 2).

Fascinante mañana: Camino en silencio  junto al río, sumida yo en mis pensamientos  me detengo a descansar, miro al cielo  el único objeto que se divisa en el firmamento  es el paso de un Avión “Boing 377. Stratocrucise”  la estela fascinante que dibuja en el infinito  me invita a seguirla  y  me regala algo para mí nunca visto; lleva dos estelas, las que despide por la parte  trasera  de color blanco, adornando el azul del cielo y otra por la parte delantera, color negro brillante transparente, producida a buen seguro por el alumbrado  contrastado con la luz del sol que le da en contra.

 La parte trasera por tanto blanca,   pero la parte delantera  o frontal, para mí fue percibida por primera vez, quise continuar mirando mientras alcanzase mi vista y  en tanto me transpuse!! 

No sé porque pero yo viajé en el “Boing 377” No tenía maletas, ni bolsas grandes  ni chicas  tan solo unos auriculares antiguos para escuchar música.

            - Desde mi letargo recuerdo que sentí un cosquilleo en mi mano derecha me volví hacia el otro lado  para despertarla.

Continuo viendo desde mi pensamiento la estela negra brillante de la parte delantera  del  “Boing!!

Comienzo a sentir frió. Una llovizna impertinente  moja  mis ropas y mi piel; me incorporo  miro a todos lados  sin poder reconocer el sitio. Yo esperaba ver el dulce arrebol” de las últimas horas diurnas pero la Llovizna empalagosa  no me permite ver más allá de un río, un gran parque verde  con muchos transeúntes.

La oscuridad de la noche comienza a notarse: me dispongo a caminar sin saber por dónde ir.

Soy tímida  pero he  de preguntar! Nadie parece entender mi lenguaje,  me detengo de nuevo!!  Escucho una música lejana. “Me dirijo al sitio  antes de llegar me quede  embobada ante   la belleza de unos  jardines. No entendía que sería aquello ya que al no llevar las lentes no podía leer.

 Luz sí que había pero no vi las letras o  no las entendí.

Continúo hacia donde escuchaba la música: La gente disfrutaba  ya que tocaban varios grupos y solistas  ¡me gusta la música! Mi corazón se alegro de repente al escuchar  un tema para mi muy conocido. ( Oh  Carol) me gusta el Rok, el Jazz y el Blues.  Sentí una muy buena sensación,  no me resistí a bailar  siguiendo al grupo de personas que también lo hacían.
 

La infame lluvia que tras un precioso día se dejo sentir ya entrada la noche. Continuó cayendo por tanto mojando mi vestido veraniego. También mi cabello  cosa que no me gusta -entonces deje de bailar, me pasé por los puestos de ventas, tenía que inventarme algo para no mojarme la cabeza… “eso no podía ser” la cabeza no, que no me gusta estar despeinada!! Pues por fin en uno de los quioscos vendían bolsas plastificadas, de las de ir al supermercado, que con unas tijeras que pude conseguir por señas  ya que no sé ingles… por cierto en ese instante se acerco una persona mayor, de color más oscuro  que el  mío;  me vio en apuros con el idioma y me ayudo,  dijo ser cubano. Así que aproveche para preguntarle en  donde me encontraba!! Me respondió que estaba en el New York City Hall Park.
 

Volví al sitio de la música. Alguien me retiro cuidadosamente el invento que improvise para no mojarme el pelo. Me ofreció un viejo y conocido paraguas  que yo acepte sin rechistar. Me acompaño a tomar algo en ese momento volvieron a tocar (Oh! Carol)  enseguida se dio cuenta de cómo me gustaba y me invito a bailar… al terminar continuamos paseando.
 

 Días más tarde: Intento recordar su cara y  no puedo.
Recordar el tacto de su mano al rozar la mía cuando me dio  el paraguas.

Mis ojos y mi pensamiento  no se coordinaron en ningún momento. ¡Qué agonía!
 

En mis oídos vuelve a sonar la música,

En este caso, el tema. (Siente mi amor:)

Ojos apretados para no despertar.

Quisiera vivir sintiendo tu voz.

Sintiendo en mis labios el tacto

Suave y divino de tu respiración

Claramente palpando

el tacto de tus manos.

Como bien dice la canción.

Siente mi amor.

A los ojos de Dios

Cerca de ti.

Es como deseo vivir.
 

Hortensia Alcalá García
 

 
"Cerca de ti y la música