Datos personales

Mi foto
Guipuzcoa, Pais vasco, Spain
Hortensia Alcalá García. Nace en la provincia de Cáceres, reside en Oñati Gipúzkoa. Dedico mi tiempo a la escritura- “muy romántica”, relatos, poesia, verso, e historia contemporánea. Cuando puedo viajo. No sin una cámara de fotos!! Con el proposito de disfrutar un poco, de la tercera etapa de la vida, que después no hay más. Codial saludo.

Seguidores

jueves, 31 de octubre de 2013

Agradecer los regalos, dia virtual, del poeta.



Poeta virtual: Por la paz.



Poeta virtual: Por la paz.

Con motivo de la celebración del día mundial del poeta virtual.

Quiero felicitar a todos los poetas del mundo.

Recordar a los que dejaron sus legados. Desde

la biblia, hasta las fecha que vivimos.

La poesía expresa los sentimientos, y pensamientos.

Es como el gran baúl donde se guardan los recuerdos,

para que duerman, y los despierten, los que vendrán.

Para pedir amor, regalar amor. O felicitar.

La vida misma, en unos versos poetizaras.

Si yo pudiera en este día, la paz del mundo

en verso poder lograr. Serian los versos

mejor contados. De mi LEGAR.
 
Hortensia.
 








miércoles, 30 de octubre de 2013

(Mis cinco sentidos dentro de una botella)





(Mis cinco sentidos dentro de una botella)

Amor fantasma:



Hoy con las prisas, me olvide de decirte. Te quiero ¡Discúlpame!
Regáñame, ¡pero no me olvides… mi amor!
La vida testigo será de mis verdades. Inopia:
Perdí los sentidos y me olvide de ti. ¡Imperdonable!

Necesito tu ayuda para encontrarnos en la oscuridad. ¡Ayúdame¡
Sentimientos truncados, por las prisas de vivir. ¡Sin sentido!
Ojos cerrados por el llanto. Me pesan… me quede sin fuerza. Triste vivir.
Gritos de delirio taladran mi sien. ¿Ay quien me abrace?



El amor se confundió

Maldito destino, que me traiciono. Yo no pedí nada solo un corazón.
Con una botella me lo confundió. Maldigo a mi suerte que me abandono.
Quise bailar tango… bolero mejor. “Al son de lambada…solo bailo yo.


Puertas a la vida, cierran al amor. Pobre aventurera, vivo de ilusión.
Me duele hasta el alma. Ya no siento amor. Cadenas me ahogan de tanto dolor.
Me quedare a oscuras, estaré mejor que nadie me vea llorar mi dolor.

¿Quien soy yo?

Maldigo al olvido.

A las prisas.

El llanto que ciega mis ojos.

Me quita las fuerzas.

Mi vida en la inopia.

Tu ausencia me agobia.

No puedo vivir, no puedo vivir!!

Mi sien se contrae.

No tengo sentidos.

Me olvide de mí....me olvide de mi.


Hortensia Alcalá García
 

sábado, 26 de octubre de 2013

PALOMA BLANCA



PALOMA BLANCA



Cansada de descansar. En su nido sobre la torre mas alta del castillo. Paloma quiere volar. El miedo frena sus impulsos y libertad. Vuelve a su torre, donde mas cómoda esta.

Saldré sin mirar atrás. Surcando cielos Paloma va. En la alameda descansara.

Espigas tiernas sustento da, esta paloma, sin rumbo ya.

Tocando puertas para anidar

Con más palomos se encontrara.

Buenas, paloma, ¿Cómo te va?

-A mi muy bien, ¿a ti que tal?

Estas preciosa, cada día más

Si yo en tu nido pudiera entrar.

-Sola me siento, puedes entrar!

De mientras cuentos me contaras.

Todos los cuentos agotaran, paloma

clama felicidad. Mientras palomo sale a volar,

con más amigas se encontrara.

Ella en su nido muy triste esta.

Llorando, clama felicidad.

Nadie la escucha, vuelve a llorar

entre sollozos se dormirá.

Hola preciosa, ¿que tal te va?

Me va muy bien y… ¿tu que tal?

Yo! Siempre bien, o siempre mal.

Paloma cambiara de nido. Siempre buscando felicidad, desorientada muy lejos va. Hola, Paloma ¡que guapa vas! Te veo radiante estas genial. Música y cantos escucharas, si tú te dejas acompañar, prometo darte felicidad. Nuevas tonadas vuelvo a cantar. La vida es bella, quiero gozar, respirar airé y felicidad. En cuerpo y alma se entregará esta paloma, dulce cantar, arrullos suaves, deja sonar.

Pasado un tiempo, él marchara…nuevas tonada escuchara. Blanca Paloma que soledad. Verdes praderas recorrerás, en busca de agua para aguantar la sed y angustia, que dejara.

En la cima del barranco. Me siento a meditar. No busco comida, ni agua, ni sol. Busco la luz. La libertad. Allá en el muro vuelvo a anidar. Mientras arrullo mi libertad. Nuevos polluelos veo llegar. Uno en mi hombro se posara.

-¿Cómo te encuentras? Yo no estoy mal! - Posare un rato a descansar.

- Tengo semillas de hinojo y mas… que de mi mano puedes tomar.

Claro que quiero esas semillas que tú me das. Cantando alegré el gorrioncillo siempre estará mientras Paloma le proporciona su bien estar.

Pasado el tiempo. Desde el barranco le ve llegar, muy cabizbajo, vuela despacio, casi sin vida se posara. Algo en su pecho, se le ha clavado que no le deja casi volar.

¿Por quien suspiras? Paloma blanca preguntara. -Come en mi mano buen alimento precisaras.

Esa espinita que llevas dentro yo he de sacar. Si me prometes que de mi nido no volaras.

Pasado el tiempo, curando heridas dando su mano, buena comida. Paloma blanca. Sola estará. Desasosiego, falta de anhelos. Su pobre vida terminara. Alza sus alas. Tomando el vuelo, que al infinito le la elevara. Entre sollozos ríos de llanto, Paloma blanca, su pobre vida. Terminara.

Hortensia Alcala


miércoles, 23 de octubre de 2013

Informativo


Una pausa en la serie de relatos cortos, El amor a los 60 (Dora y Eliseo). Y comenzar con otra serie de narraciones poéticas. En estas se narran sentimientos algunos profundos!! O sueños, de los que nos sobresaltamos estando en el trance. Tomamos la pluma y el papel, para contarlos. Las palabras que no se escriben o se dicen...se las lleva el viento”. SEAN FELICES.


Noche en llamaradas

NOCHE EN LLAMARADAS. (Tarea 1).



Al Galope de mi caballo, lozano. Pelo al viento; Sumida en mis pensamientos, me dispongo a recorrer el mundo. Ansiosa por encontrarte. Poco a poco y venciendo las adversidades. Me voy adentrando en parajes tan desconocidos como bellos. Mi encuentro con el entorno fresco, apacible, y natural. Sitio tal” creado para los Dioses.

En Donde la luz perenne es inmensamente una bella bola de fuego luminosa, como el más valioso de los Diamantes. Musa celosa de tu amor prohibido. Recorro el universo hasta dar contigo. El intenso sol, golpea mis sentidos mientras recorro los más bellos parajes. Inmensos bosques y ríos cristalinos. Grandes cascadas que irrumpen sobre aguas sosegadas. Tan solo interrumpiendo su silencio. Con el trino del pájaro tardío. Que huyendo de la flama ardiente, allí se esconde. Posándose en las rocas golpeadas por el agua que se abren paso atravesando el bosque.

El tropel del caballo chirría en mis oídos, como martillos, aguzados que golpean la piedra al paso del camino. -Camino que me acerca, al país tan deseado y encontrarme contigo .

Con la inocencia de un niño chico. Recórreteo de sol a sombra, sorteando los pasos jugueteando, entre plantas, cuan hermosas gardenias, de colores variados que ofrecen más belleza gratuita al sitio. Sobre paso las sombras, que me alejan del rió. Se ensombrece la tarde. En bello arrebol que traerá la noche. La falta de sol. Me hace sentir temor y frió. Tan solo el canto del jilguero, el resoplar del caballo. La caída de las aguas enmudecida por la lejanía. La noche adormecida es como estar contigo.

Cercana a la ciudad, los llantos de los niños, que al entrar la noche; desvelan su dominio. Los cantos de sus madres, “rorrean con cariño. Las luces apagadas. Vuelvo a soñar contigo. Llantos desesperados son llantos del olvido. Me despierto en la noche tiritando de frió. Mi frente me arde en llamaradas. Mi cuerpo rosado y frió…40ºc. Del mercurio. Me produce el delirio.

Hortensia Alcalá Garcia

29/5/2012

martes, 22 de octubre de 2013

Destello de una estrella

Fotos propias

(Destello de una estrella)

Episodio XI

Camino a casa por la calle Okendo, cercano a la vivienda de su propiedad, ya que la heredo de su difunta abuela. Dorita invita a su mamá a subir unos minutos, desea ventilar un poco la casa que con tan buen gusto y capricho tenia Dora. -Irene aunque se siente algo molesta por la decisión de su madre de dejarle en herencia la casa a su nieta única hija de Irene. Pues esta acepta la invitación y le acompaña a la chiquilla que con ilusión y alegría se dispone a enseñarle y comentar a su mamá, todo y cuanto va viendo a su alrededor.

El sol del otoño, se cuela por cualquier rendija de las ventanas de madera algo envejecidas y quizás fuera de moda” pero así le gustaban a ella. Tal como los cristales nada de aislantes!! El ruido de la calle es vida, al igual que la luz, y el viento. ¡¡No debemos sentirnos como las sardinas en lata!! Para combatir el ruido cuando no me apetece oírlo...pongo música. Me gusta escuchas las risas de los niños cuando salen del colegio...que charlan y ríen todos a la vez, creando un coro de voces alegres y dinámicas. También el murmullo de los enamorados y sus risas de felicidad. Alguna que otra discusión de parejas mal avenidas...pero reales, ellos sabrán sus motivos de discusión; y como solucionarlo. Todo esto respondía Dora a su yerno cuando le decía que debía poner ventanas aislantes, cosa que ella siempre respondía que le gustaba sentir la vida. Oír el ruido para no sentirse sola.

La joven Dorita, se sienta frente el escritorio y tocador de la casa. Pasa unos instantes mirándose en el espejo, mientras sostiene en su mano derecha un lápiz de labios que en sus días usaba la abuela. En tanto mira la foto sostenida por un porta fotos de madera...se pinta los labios, se ondula la melena aunque su cabello es negro, que no “rubio. Se viste un vestido ya pasado de moda ademas de señora mayor, que tomó del armario; también unos zapatos de tacón que para adaptarlos a su pie tubo que introducirle unos algodones de colores que encontró en el cajón del tocador.

Conecto la computadora y buscó la música que escuchaba Dora... clic al bolero CUANDO VUELVA A TU LADO, instrumental romántico, el favorito de Dora...siguió los pasos que indica a pie del archivo, iniciando el baile en coreografía.

Irene en principio se molesto, pero en vista de que en todo contraria a la chiquilla, se viste otro zapato de su Madre, y sigue los pasos de Dorita, como quien inicia un baile por primera vez. La niña la mira entrecortada, pero continua, dando los pasos iniciales. Irene clica de nuevo el bolero y comienza el baile con destreza y una soltura magistral. Se envuelve en los pasos volteando a su hija que la sigue “atónita”. Irene sube el volumen.... baila, interpreta, sueña por que cierra los ojos.... y es por que sueña...por que muerde sus labios....mientras sueña...y sueña. Por que soñando se ve igualmente a ella. Con su madre bailando, por que su madre sueña...mientras lagrimas riegan igualmente el rostro de Madre triste, también su madre sueña. Y ella sigue soñando sueños mientras recuerda. El calor de sus manos, el olor de su mesa. El tacto de sus besos de niña en otras fechas. El tiempo que termina. Que la vida a la muerte lleva. Un llanto contenido esbozando belleza, la Madre de la niña sonríe para ella. La música termina... juntan sus manos ellas... un abrazo infinito.
Destello de una estrella.

Hortensia Alcala Garcia

14 /10/2013.

sábado, 19 de octubre de 2013

POR QUERETE TANTO TE DIGO ADIOS

fotos propias.
POR QUERERTE TANTO   TE DIGO ADIOS

Por quererte tanto, no me comprendo Y quiero olvidarte.
Sera tan difícil como barrer el humo cuando  lo azota
el viento, que brota de la entraña de la tierra,
 Afinando la quietud y el silencio de la noche.
Dejando su estelar camino abriendo un nuevo día
Tras la maraña en sedas rosado que pierde el horizonte.

Mal acostumbrada por estar ceñida a ti loablemente
 embobecida. Consumiendo nuestro amor imperturbable.
Siento angustia. En el gemir de mi voz dejo mi ultimo
aliento. Mi corazón desgarrado se consume mientras agoto
 las ultimas fuerzas para decirte adiós.

Si! quiero olvidarte, pero no puedo!
 No quiero vivir sin ti,por que me duele el alma;
 y si debo pero no puedo, ¡no! No debo,
olvidarte...ni vivir sin alma; ni dejar de amarte.
 
Sin pensar te conocí.
En tus brazos me liaste
a quererte yo aprendí
pero no aprendo a olvidarte.

Hortensia Alcalá García

1/9/2012/






lunes, 14 de octubre de 2013

LA COSECHA DEL AMOR


LA COSECHA DEL AMOR


Que puedo ya decir que no haya dicho. Que puedo hacer ya que no haya hecho. Si aventurada salgo a los caminos. Buscando mi razón y no la encuentro.

Busco mi razón de ser, mi razón de vivir. Busco al amado de mi alma. Me desvelo en medio de la noche solitaria, sintiendo el frió de la soledad. En mi corazón llevo sellado tu rostro oculto, que no me deja ver la claridad. Será que este amor es tan fuerte como la propia muerte.

Dentro del sepulcro celosa de su oscuridad te busco- busco tu alma. Implacable en la noche eterna. Los celos abrasan mi espíritu y te busco perdida en llamaradas. No hay agua que pueda saciar mi sed y apagar el fuego que arde en mis entrañas.

Consulte a mi destino... respondió que por mi sufriendo estaba. Cirios encendidos que ni las muchas aguas pueden extinguir, en el sentir de una mujer enamorada. Bebería el agua de esos ríos si el poder de este fuego se acabara.

Te llamo, me respondes. Me respondes. Oigo tu voz, puedo ver tu rostro acalorado, siento tu mano en mi cintura. Tu olor con perfume enamorado.

Tus caricias en mi rostro sonrosado me hacen estremecer siempre a tu lado. Ya no hay muros que separen este amor que con tanto sufrimiento hemos forjado.

Caminamos de la mano, sembramos la cosecha en primavera. La recogeremos en verano. Beberemos el zumo exquisito de la vid. Derrochando nuestro amor ensalzaremos el himno que entre ambos hemos forjado.
Ya la casa no notara la ausencia, ni sentirá el dolor... ya del pasado.



Hortensia Alcalá García


miércoles, 9 de octubre de 2013

¿Quien era mi abuela?


¿Quien era mi abuela?
(X)



Dorita e Irene su mamá, salen de compras, y de paso al dentista, ya que algunos de los brakets no le sujetan bien. Sera en la sala de espera donde la chiquilla hace algunas preguntas a su madre. Pregunta por el abuelo que no conoció, y que nunca le hablan de el... de como era su abuelo Agustín, ni de como murió. ¿Mama, no te aburrías sin hermanos? Yo quiero tener mas hermanos!!¿Querías mucho al abuelo? ¿por que no tienes fotos con el desde niña.? Aprovechando el rato de espera Dorita tuvo tiempo de hablar con Irene; pero recibió poca respuesta.


Al salir de la consulta madre e hija se quedan un ratito mas en la calle. Aunque es otoño la temperatura es buena. Irene no sale del asombro viendo a su hija cada vez que sale a la calle compra flores y se pasa por el camposanto a dejarlas en la tumba de su abuela, pues pasaron años de su muerte.

Hoy no fueron todas blancas, entre ellas pidió un clavel amarillo y uno rojo. Que con delicadeza frente la sepultura con lapida de granito blanco, letras negras bien surcadas...sin crucifijo ni cruz. Separo los claveles de las rosas blancas y murmuro. ¡¡Dora de mis amores; como tu me decías ami!! Pásale estas dos a mi abuelo, hazlo si le encuentras. ¡¡Abuela es solo por si te reconoce, que tengas algo para regalar!! A continuación pregunta a su madre, por la sepultura de su abuelo Agustín. Esta vez sin respuesta, como tantas otras veces.


Un hombre de mediana edad, bien parecido, discretamente elegante. Camina con un niño chico, cercano al sitio donde madre e hija se disponen a marchar. Mientras cada dos o tres pasos Dorita vuelve la cabeza para con su mirada despedirse” girando su mano derecha de un lada a otro, y con un par de lagrimas por su abuela.... “que en el cielo este”.


El hombre que continua caminando a paso lento con su niño de la mano, también lleva unas flores amarillas, que según lo que puede ver Dorita, ya desde la distancia, este señor deja su ramillete en un nicho a buena altura. Mientras el niño recorretea los alrededores y pregunta a su padre sin parar.

A la mente de la chiquilla, le llegan recuerdos e información, y frases, que leería en el diario de su abuela, algunos nombres, muy confusos. (Teo). “¿Teo donde esta mi Hijo?

Dorita:

Irene:


Hortensia Alcalá

29/9/2013


martes, 1 de octubre de 2013

AMOR EN EL AGUA


Amor en el agua

Mañana de principios de verano; camino por la senda que me acerca al río. Como cada jueves visito el viejo y ya abandonado convento de las madres Siervas de María. Cuando amaino el paso ya que en el frondoso jardín desde lejos puedo apreciar que entre los rosales vigilante y serena, se encuentra Sor María de los remedios. Al acercarme levanta su mano izquierda, ya que con la otra mano maneja la tijera de podar para cortar las rosas, hoy algo mojadas por las gotas del roció; ya que la primera hora de la mañana es fresquita. Llego a la altura de la angarilla de entrada y con una carcajada de alegría la hermana, me invita a entrar.

¡Córtate unas rosas que aquí hay muchas y la hermana Inocencia, ya se llevo otro buen ramo; ¡ya sabes! las blancas que a ti te gustan…pues son las que mas le gustan a ella y llego antes que yo. ¡¡Me comenta la monja haciendo alarde de su buen humor!!

Entramos a la capilla pues no le gusta nada que me “escaquee” para no entrar y rezar un poquito; normalmente lo hacemos a manera de canto.

Ella se queda y yo con mi manojo de rosas entremezclados los colores, me dispongo a dar el paseo algo mas largo aprovechando que no hace calor, me dirijo al acantilado, desde el cual el alcance de la vista al mar es mayor.

A lo lejos puedo ver con claridad como se acerca un navío de grandes dimensiones, el cual a mi modo de ver parece tener algún problema; Y no es raro ya el mar esta algo turbulento. Ya cercana al viejo faro; me tienta la curiosidad y a la altura del muro del puerto, me bajo por una gran escalinata de piedra entre muro y barranco, que llega hasta el rompeolas. Desde allí todo se aprecia mejor.

Pues efectivamente traen problemas y por momentos comienzan a salir los pasajeros de a bordo.

¡No parecen asustados pero se les nota algo inquieto!

Me pongo las gafas y el sombrero ya la mañana va avanzando y el sol también. Me siento en el muro frente al gran barco…sin dejar de la mano mi ramo de rosas tricolores. Me cambio de postura para evitar el sol en los ojos; y observo que alguien desde la aleta del lado derecho, me esta mirando. Es un hombre por lo que puedo apreciar Árabe va vestido con su “ Kandora” o túnica, en color blanco roto; también el turbante del mismo tono pero reliado con algo trenzado en color morado. Su cara es como la Cera y la porcelana, al igual que sus manos finas y alargadas. No se por que pero me quedo embobada mirándole sin poder retirarle la mirada; pero es que yo jamás vi cosa igual!!

El hombre Árabe me miraba y se sonríe mientras yo me imagino con una cara de susto y ... embobada!! cuando quise darme cuenta, los pétalos de mis rosas flotaban sobre el agua. Mientras el hombre me señala con el dedo ¡que mire abajo! me puse en pie agarrándome el sombrero y me quite las gafas de sol. Mire abajo. Con gran sorpresa nos vimos reflejados entre pétalos de rosas y las burbujas del agua en movimiento, semejantes a las perlas. Como si de un lienzo pintado al oleo, por Renoir, se tratara. Mientras el vaivén, de las olas nos une y nos separa. Nos rompe, nos dibuja, nos rompe. Nos une, nos separan. Como danza, al vaivén del más movimiento. Me toma, me deja…el me toma…el me acaricia en el agua. Me acerca, me aleja jugando en el agua. Que nos une nos separa. Belleza en el agua. Como delfín y sirena, jugando en el agua. Deseos de amores nos incita el agua. Delfín y sirena amándose en agua. Placer desbordante se siente en el alma. Navega el navío, el arte se escarcha. Le veo alejarse ya la mar en calma. Temblando en la orilla se quedo mi alma. Mi cuerpo desnudo la mirada rota llorando en silencio me quede en la playa.

Hortensia Alcalá García

1207011899855