Datos personales

Mi foto
Guipuzcoa, Pais vasco, Spain
Hortensia Alcalá García. Nace en la provincia de Cáceres, reside en Oñati Gipúzkoa. Dedico mi tiempo a la escritura- “muy romántica”, relatos, poesia, verso, e historia contemporánea. Cuando puedo viajo. No sin una cámara de fotos!! Con el proposito de disfrutar un poco, de la tercera etapa de la vida, que después no hay más. Codial saludo.

Seguidores

miércoles, 31 de julio de 2013

PENSANDO EN TI




PENSANDO EN TI: (Narración poética )


Soy tu pensamiento: Como en la noche oscura. Con ansias en amores inflamadas, salí, dichosa ventura, Salí sin ser notada. A manera de rosas blanca delicadas y velas encendidas, en calles solitarias me encontraba. Como azucena entre espinas me perdía. Derrame mi perfume enamorado, derrochando su olor por el mundo, enclaustrado en mi cerebro. Te busque con mi olor desesperado sin poder encontrarte. El velo que cubrió mis ojos en la noche de mi alma. Nos hizo mas largas las distancias.

Desperté en la alcoba y a tu lado estaba. Sentí tu corazón latiendo acelerado como si el galope de caballo veloz, quisiera, quisiera, quisiera! ser el propio corazón en mi agarrado. Los besos mañaneros así nos despertaron. Como si el día se acabara al despertar del sueño enamorado.

Sí el amor nace del alma. Este amor no será solo un recuerdo. En dos corazones que aman, habrá semillas para el nuevo arado. Que al brotar en primavera, mi pecho florecido con anhelo y ansia te regalo.

Como en sueños amorosos, siento el tacto de tus manos. Alimentando el dulce y exquisito fruto del amor. Con sabores a vida exhalados de dulces caricias y quedar rendida en tu regazo. Y al llegar el amanecer. Ver el mundo fundiendonos los dos en un abrazo.

 

jueves, 25 de julio de 2013

Galicia, lagrimas en el cielo hortensia


Amor en el agua


Amor en el agua




Mañana de principios de verano. Camino por la senda que me acerca al río. Como cada jueves visito el viejo y ya abandonado convento de las madres Siervas de Maria. Cuando amaino el paso en el cercano jardín desde lejos puedo apreciar que entre los rosales vigilante y serena, se encuentra Sor Maria de los remedios, al acercarme levanta su mano izquierda, ya que con la otra mano maneja la tijera de podar para cortar las rosas, hoy algo mojadas por las gotas del empalagoso chirimiri; típico de esta tierra a primeras horas de la mañana.



Llego a la altura de la angarilla de entrada y con una carcajada de alegría me invita a entrar.

¡Córtate unas rosas que aquí hay muchas y la hermana Inocencia ya se llevo otro buen ramo! -Ya sabes... las blancas que a ti te gustan, pues son las que mas le gustan a ella y llego antes que yo. ¡¡ Comenta la monja haciendo alarde de su buen humor!!

Entramos a la capilla pues no le gusta nada que me “escaquee” para no entrar y rezar un poquito; normalmente lo hacemos a manera de canto.

Ella se queda y yo con mi manojo de rosas de colores variados, me dispongo a dar el paseo algo mas largo; aprovechando que no hace calor. Me dirijo al acantilado desde el cual el alcance de la vista al mar es mayor.



A lo lejos puedo ver con claridad como se acerca un navío de grandes dimensiones, el cual a mi modo de ver parece tener algún problema. Y no es raro ya el mar esta algo turbulento”. Ya cercana al puerto me tienta la curiosidad y a la altura del puerto me bajo por una gran escalinata de piedra entre muro y barranco, que llega hasta el rompeolas. Desde allí todo se aprecia mejor.

Pues efectivamente traen problemas y por momentos comienzan a salir los pasajeros de a bordo. ¡No parecen asustados pero se les nota algo inquieto!



Me pongo las gafas y el sombrero ya la mañana va avanzando y el sol también. -Me siento en el muro frente al gran barco, sin dejar de la mano mi ramo de rosas tricolores. Me cambio de postura para evitar el sol en los ojos y observo que alguien desde la altura de proa: me esta mirando. Es un hombre por lo que puedo apreciar Árabe va vestido con su “ Kandora” o túnica, en color blanco roto; también el turbante, del mismo tono pero reliado con algo trenzado en color morado. Su cara es como la Cera y la porcelana, al igual que sus manos finas y alargadas. No se por que pero me quedo embobada mirándole sin poder retirarle la mirada...y es que yo jamás vi algo igual!!



El hombre Árabe me mira y se sonríe; mientras yo me imagino con una cara de asombro ¡¡que pa que!! Cuando quise darme cuenta, los pétalos de mis rosas flotaban sobre el agua. Mientras el hombre me señala con el dedo ¡que mire abajo! Me puse en pie agarrándome el sombrero y me quite las gafas de sol. Mire abajo. Como en los sueños, nos vimos reflejados entre pétalos de rosas y las burbujas del agua en movimiento, semejantes a perlas y brillantes. Formando un enorme abstracto- como la mejor pintura al óleo Renoir: o Sorolla. Mientras el vaivén de las olas nos une y nos separa. Nos rompe, nos dibuja, nos rompe. Nos une, nos separan. Como danza al vaivén del más movimiento. Me toma, me deja…el me toma…el me acaricia en el agua. Me acerca, me aleja jugando en el agua. Me toca me besa. Que gusto las olas, nos une nos separan. Belleza en el agua. Como delfín y sirena jugando en el agua. Deseos de amores nos incita el agua. Delfín y sirena amándose en aguas. Placer desbordante se siente en el alma. Navega el navío, el arte se escarcha, la luz se oscurece, se lleva mi calma, su rostro se borra, mi mente alocada, mis labios sin besos muertos en el agua. Le veo alejarse ya la mar en calma. Temblando en la orilla se quedo mi alma. Mi cuerpo desnudo la mirada rota llorando en silencio me quede en la playa.

Hortensia Alcalá García

Día 2/7/2012

1207011899855


martes, 23 de julio de 2013

¿Quieres la miel del color de mis ojos?


¿Quieres la miel del color de mis ojos?



Alegre me desperté. Esta mañana temprano, incrédula por la complacencia de un amor casi olvidado. Pues nos dijimos adiós en un tiempo ya pasado. No pude decir tu nombre, tu nombre casi olvidado. De la mano me tomaste, me trasladaste al pasado, recordando nuestras noches y tiempos tan añorados.


Nuestras manos enlazadas sintieron el pálpito de nuestros corazones, como ríos desbordados. Mientras caminamos juntos, con los recuerdos forjados. ¡¡Mirándonos fijamente te dije!! ¿Quieres la miel del color de mis ojos?

Me miraste con dulzura; nos abrazamos llorando, llorando lo cuento ahora, llorando lo estoy contando. ¡Dime! ¿Tú quieres la miel del color de mis ojos?


Quise sacudir mi alma, para no pensar en ti. Te dije... ya no te quiero y pronto me arrepentí. No quise soñar contigo  para dejar de sufrir, mas la noche traicionera volvió a llevarme ante ti. Entre sueños enlazados nos damos de nuevo el si. No retire tus regalos, con mas amor te los di. Te regale mi pasión. Mi entereza  yo te di. También las rosas mas bellas que corte de mi jardín.


Te regale la miel del color de mis ojos:  Llorando yo te la di.

Y te regalare mi boca, mis labios... mi sonrisa armoniosa.
Mis manos para enlazarlas con las tuyas  cuando nos demos el si.
Tímidamente  me desnudo ante ti,  te ayudo a retirar tu atuendo “gentinoso” ceñido varonil. Ya nada me impide saborear tu piel. Cuerpos encendidos por el amor. -Me estremezco ante tu cuerpo desnudo. Me siento desfallecer.



Embriagados por nuestro sentir placentero. En desbordante vaivén. Conteniendo las palabras. Rompiéndolas de placer. Frases contenidas  palabreándonos  amor.
Palpando la piel temerosos de perdernos otra vez. Complacencia mutua derrochando ilusión.


Te ofrezco mis pechos ardientes ya endurecidos por el tacto de tu piel  sobre mi cuerpo. ¡Dulce placer!  dulce placer.

Llegado el momento, de saborear el alimento dotado del más querer. 
Sabores variados de sal y miel- de sal y miel.
Sabor salado mezclado con rica miel. El que nos hizo sentir y  nuestro cuerpo estremecer. Fueron tantos mis regalos. Regados con rica miel.



Hortensia Alcalá García

25/4/2012

lunes, 15 de julio de 2013

DULCE PLACER



DULCE PLACER

Jueves: me levanto algo temprano, solo por necesidad ya que no soy madrugadora.

Después del desayuno limpiezas, comida.  Me siento a repasar menajes y demás. Intento escribir algo nuevo. Pero yo si madrugo no “cárrulo” en todo el día…no se que me pasa!!

La mañana parece cada rato que pasa más prometedora, mejor temperatura y demás.

Mi nevera esta bacía, no tengo ni para cenar. Saldré al super

Saco del garaje mi flamante…MINI Cooper SD. Color rojo caldera, con detalles blancos. Dibujo personalizado en la puerta lateral izquierda. Dibujado a lápiz, Una Orquídea ascendente, en tonos… rosa, blanco, y verdes. Muy personalizado.

Al bajar la calle tengo que girar a la mano izquierda. “Mi coche se dirige a la derecha. –Le digo: ¿Pero que haces si se puede saber? Pues nada que continua, dirección totalmente opuesta.




La temperatura va subiendo,  sube y sube.

Pongo música, me gusta cantar tararear.

Marcha; 4ª m. 5ªm.

Le digo:  adonde crees que vas, insensato tanto correr.

Yo: Pues bien en 4ª. Despacito.



Al llegar  frente a la playa, veo a lo lejos una bella figura... le sigo. Le voy siguiendo, le alcanzo. Me paro. Aparco. Respiro hondo, mis ojos se quedan en tijereta, me cuesta unos momentos inhalar el aire, le miro por todos lados.

Me siento frente a el. Le miro!! MMMMM…poco a poco me sonrojo. El me acaricia con su tacto ardiente. Me sigue acariciando con ternura, casi de desmayo!!

Sin apartar mis ojos de el me pongo en pie… ¡¡el continua mirándome!! quemándome la piel. Me giro al otro lado. El continúa tocando y quemando mi piel. El susurro del vaivén. Se queda en mis sentidos... me hará desfallecer.

Me descubro, me tumbo con el. Que me sigue acariciando. ¡¡Me mojo!! El me seca una y otra vez. Me mojo. MMMMMM, ardiente placer. Mis pechos al viento, solo para el, me recorre y me moja, me enfría me quema. Me cubre en la arena, me descubre. Me acaricia. MMMMMM rico placer. Mi cuerpo se entierra mmm, desaparece me cubre…me descubre… con tanto vaivén. Susurros me llegan, besando mi piel.

Camino despacio no me aparto de el. Roza mis labios sabor a sal. Mi rostro arde en tanto me voy mojando. Me acaricia, me mojo…más cada vez. MMMMM. Reboso de placer. Acacia mi cara besa mis labios. Mi cuerpo saturado de espuma y sal. Su espuma caliente entrando en mí ser. Me seca me moja me muero de tanto placer.

Pasadas las horas ya al atardecer. Agotadas mis fuerzas, me adentro con el, me mojo me seco. Perfume a placer. Retiro mis ropas. Me visto con el. Vuelvo a mi destino, roja del placer. Aceite me pongo que alivien mi piel, Me unto me escuece…por estar con el.

El: El sol.

Placer: La arena.

Dulce Placer: el agua del mar.

Lo cuenta: Hortensia

17/5/2012
#1209162350650

 

sábado, 13 de julio de 2013

La cosecha del amor


LA COSECHA DEL AMOR: (Narración poética 1º)


Que puedo ya decir que no haya dicho. Que puedo hacer ya que no haya hecho. Si aventurada salgo a los caminos. Buscando mi razón y no la encuentro.

Busco mi razón de ser, mi razón de vivir.-Busco al amado de mi alma. Me desvelo en medio de la noche solitaria, sintiendo el frió de la soledad. En mi corazón llevo sellado tu rostro oculto, que no me deja ver la claridad. Será que este amor es tan fuerte como la propia muerte.

Dentro del sepulcro celosa de su oscuridad te busco- busco tu alma. Implacable en la noche eterna. Los celos abrasan tu espíritu y te busco perdida en llamaradas. No hay agua que pueda saciar mi sed y apagar el fuego que arde en mis entrañas.

Consulte a mi destino, -¡respondió que por mi sufriendo estaba! Cirios encendidos que ni las muchas aguas pueden extinguir, en el sentir de una mujer enamorada. Bebería el agua de esos ríos si el poder de este fuego se acabara.

Te llamo, me respondes: Me respondes. Oigo tu voz, puedo ver tu rostro acalorado, siento tu mano en mi cintura. Tu olor con perfume enamorado.

Tus caricias en mi rostro sonrosado me hacen estremecer siempre a tu lado. Ya no hay muros que separen este amor que con tanto sufrimiento hemos forjado.

Caminamos de la mano, sembramos la cosecha en primavera. La recogeremos en verano. Beberemos el zumo exquisito de la vid. Derrochando nuestro amor ensalzaremos el hidno que entre ambos hemos forjado.

Ya la casa no notara la ausencia, ni sentirá el dolor ya del pasado.

Hortensia Alcalá García