Datos personales

Mi foto
Guipuzcoa, Pais vasco, Spain
Hortensia Alcalá García. Nace en la provincia de Cáceres, reside en Oñati Gipúzkoa. Dedico mi tiempo a la escritura- “muy romántica”, relatos, poesia, verso, e historia contemporánea. Cuando puedo viajo. No sin una cámara de fotos!! Con el proposito de disfrutar un poco, de la tercera etapa de la vida, que después no hay más. Codial saludo.

Seguidores

martes, 21 de diciembre de 2010

Los sueños de una Princesa

Es que a mi me suceden cosas y en vez de enfadarme. Las cuento, a mi manera. Esta tan solo hace unos pocos días que me ocurrió.


Los sueños de una princesa que solo sabia soñar.
Y soñar. Soñar, soñar. Y soñar.
Y nunca despertaba.


Un día de otoño; princesa camina por el campo. Lleva ropa cómoda, ya que el tiempo así lo requiere. A la vuelta del paseo, se encuentra con un amigo que tras el saludo la informa de que le dio su correo a otro amigo. Este le asegura lo buena persona que es. Y (con toda seguridad de que es un buen amigo). Ella aligera el paso pues quiere llegar rápidamente para abrir el mensaje. Se sienta en la silla de madera noble- aquella que recibió por herencias. Ella se siente cómoda en su silla, al igual que en su palacio. Pues la vida le ofrece todo lo que necesita para vivir todos los días de su vida. –Ah! Pero le falta algo, ¡tan importante y tan difícil de encontrar! Como una buena compañía.- Aun que esta sea virtual. Solo para charlar e intercambiar opiniones. Reír o llorar lo que sea menester.

Uno de esos días en los que no sale el sol. Llueve, hace frió. Princesa se siente -angustiada pues aunque en palacio hay mucha gente ella esta muy sola, por lo cual siempre que puede se refugia en su pequeño y singular estudio. Vuelve a abrir como una de tantas veces al día su Pc. En el escritorio ve un mensaje, lo mira y se y se sorprende extrañada, ya que es una invitación de amigo.
Bien sin pensárselo dos veces, acepta la invitación. ¡Seguro que ya no me aburriré mas pues ya desde ahora tendré compañía!

El señor. (Princes) como en adelante le llamaremos…La elogia cariñosamente, una y otra vez. Pero a ella… tantos halagos y tan a la ligera, cargados en cierta manera de arrogancia, o ironías y…muchas prisas. (Pues ella así es como lo sabe ver) Esta se extraña un poco. Lo cual algo indignada. Le pregunta una vez mas a Princes” que quiere de ella pues no esta acostumbrada a que la traten así nada más conocerla, esto le parece un tanto superficial. Por mucho que él se lo explica ella no lo entiende.

¡Que agonía por dios si no entiendo nada, que difíciles son los hombres!

Seria uno de esos días cuando por arte de magia “Princes” desaparece, durante 40 días, ¡Ho mas! el no da señales de vida, ni por bien ni por mal. Entonces princesa se desinteresa cada día mas, de mirar los mensajes y tras haberle enviado unos cuantos sin obtener respuesta. Princesa que siempre dice lo que piensa le da a saber… que ya no le interesa. Es entonces cuando él le pone un par de excusas un tanto “descortinadas-solo decorativas” de las que ella vuelve a desconfiar y ya si que es cierto que se desinteresa totalmente, de su… “amando” “princes” que no escatima excusas, contar de no decirle a princesa cosa coherente alguna.
Pasan unos días y por fin.
Ya reaparece, un tanto como si de un día gris se tratase. Algo enredado, desmotivado, como abrumado por la insistencia (imbecil y farrucona) de los mensajes de princesa. Aun y todo princesa, en un correo ve que entra una fotografía. La cual se transforma en un soplo de aire fresco y de tranquilidad. Princes” es ni más ni menos como princesa imaginaba. Y se alegra, pues no es rencorosa quizás si algo ingenua, lo recibe con agrado, y emoción.

Al día siguiente, Princes, se decide a admitir que fue él el que no estuvo en su sitio. Esta seria la razón de la ausencia de mensajes. Aunque sigue utilizando el mismo sistema…incomunicativo. Cuídate- vas y te cuidadas- que yo no he dicho eso- que tu no dices nada- que no me cuentas historias. Que yo no digo nada. Que tu que te pensabas.
En resumidas cuentas. Que todo fue una alucinación, equivocación, Ho confusión. De la cabecinaAlocadaIngenua… de Princesa. Que nuevamente se estampa contra el suelo.
Esto debe ser que el destino de esta princesa, lo único que le proporciona son!!!! Tantos desengaños…y no estoy ablando de amoríos!!! en este caso sino amistoso. Por cierto se van de dos en dos. Ya que el presentador…presento y se fue.


Moraleja. Las princesas no están hechas para ser felices, ni comer perdices. Pues siempre habrá quien le de con los huesos en las narices.

Bueno-Mon amour. Ya te quito un trabajo de encima. Deseándote unas muy felices fiestas Navideñas. Un prospero año. Y Felicidad. Me despido con el final más clásico de –Tribulette…..Una derrota….Y…. UN BESO

1 comentario:

  1. No digas eso, hay muchos cuentos de princesas que acaban comiendo perdices. Recuerda que la esperanza es lo último que se pierde y siempre se puede esperar que sea el próximo el que se quede.
    Un abrazo y feliz año

    ResponderEliminar