Datos personales

Mi foto
Guipuzcoa, Pais vasco, Spain
Hortensia Alcalá García. Nace en la provincia de Cáceres, reside en Oñati Gipúzkoa. Dedico mi tiempo a la escritura- “muy romántica”, relatos, poesia, verso, e historia contemporánea. Cuando puedo viajo. No sin una cámara de fotos!! Con el proposito de disfrutar un poco, de la tercera etapa de la vida, que después no hay más. Codial saludo.

Seguidores

viernes, 19 de noviembre de 2010

Cuento: La familia pio 2

La familia Pío 2º
Días más tarde
Pasado algún tiempo, los ríos vuelven a su cauce, sale el sol, cantan de nuevo los jóvenes pajarillos que también acaban de llegar al mundo y juntos con sus padres aprenden a cantar, a comer y volar.
Adriana para reponerse del disgusto que tanta tragedia le abría proporcionado se dispone a salir un rato a darse unos nados en el río ya sereno y limpio, pero está muy triste, pues sus hijos mayores hace días que no aparecen por la zona del Rio Deva
Se dispone a nadar rió arriba y de repente escucha unos cantos.
Dios mío quien puede ser, ¿de donde llegan esos preciosos cantos?
Mira hacia arriba y ve como un ruiseñor desde las ramas de un viejo fresno balanceándose, la está observando y dedicándole una bonita canción.
El ruiseñor calla, Adriana le sigue mirando y por fin le pregunta ¿Quién ere y cómo te llamas?
Me llamo Ángel! Desde hace unos días que vuelo hasta aquí para traerte un mensaje. ¡Ah, sí! ¿Qué tienes que decirme?
Ángel le dice…Escucha con atención, desde muy lejos me envía tu hijo Alfonso y tu hija Rose.
Que alegría pensé que jamás los volvería a ver, ¿Donde dices que los has visto?
Aun no te lo e dicho! Contesta Ángel un tanto irónico.
Adriana- ¿Cómo se llama la canción que cantas?
Ángel-Se llama sour le ciel de Paris!
Entonces mis hijos están muy lejos dice - ella.
Sí! le confirma- él.
Mane, Valerio, Tinin, y Pietro, siguen con su madre.
Adriana pide a sus hijos que no se marchen lejos, pues el miedo a perderlos le hace sentirse inquieta.
Por las cercanías jugueteando y cogiendo algunas lombrices para la cena, es por donde suelen moverse los tres hermanos más pequeños. Ya que Pietro es más tranquilo y responsable. Que no les perderá de vista.
Debe ser por el sol que ya calienta o porque ven a su mamá más contenta, pero no paran de piar y moverse de un lado para otro. De repente.
¡Ahí ,ahí¡ ¿ ¡Mira que bicho más feo!
Ante los gritos del patito acude uno de los Urogallos que vivé en la zona y se dio por aludido y le dijo –se llaman ratas y dan miedo por eso os aconsejo que os vayáis a otro sitio.
La madre llega tarareando la canción del ruiseñor, hasta donde se encuentran los polluelos.
¿Qué cantas mamá estás contenta?
Sí responde tengo buenas noticias, y les cuenta con entusiasmo lo que acaba de suceder, después todos felices y contentos cenan y se van a dormir.

Pietro continúa con su afán como hermano mayor de ayudar a la familia, por lo que cada mañana sale en busca de comida para todos. ¡Qué bien huele esta mañana y qué sol más brillante!... En aquel instante tres mariposas se le acercan revoloteando sobre su cabeza. Tendré que preguntar a mama si estos mosquitos grandotes se pueden comer.
¡No! Le dijo la madre no ves que son bellas mariposas, ellas aparecen con el buen tiempo, es así como junto con las flores y el sol hacen el paisaje más bonito y en apariencia más sano. ¿Sabéis que nosotros los patos, Gansos, Pajarillos, también las mariposas y muchas aves más, contribuimos a que el campo sobre todo en primavera y principio del verano resulte más maravilloso?
Las mariposas como si de un baile se tratase revoletearon por todos lados hasta desaparecer.
Al rato: Pietro entonando una vieja canción que habría escuchado no sabe donde, se marchó con el pico repleto de comida, -Bon jour, bon jour… que estoy diciendo buenos días, ja,ja.
Los tres hermanos menores, le dicen - Estas contento hoy ¿qué te ocurre?
Pues no sé contentó responde Pietro.
¿Has encontrado alguna patita que te gusta eh?- le chinchan entre risas los pequeños.
no me digáis eso que me da vergüenza y se me despeinan las plumas.
¿qué alboroto es este?
No hay alboroto es que estamos contentos como tú.
Bueno venga que vamos a ir en busca de los de mas hermanos, ¡me han dicho que en un parque han visto patitos nuevos.

Vuelan sobre el rió haciendo paradas de cuando en cuando.
Ya están en el Parque
Alguien nos sigue con mucha insistencia, ¿os habéis fijado? Dice Mane.
Si contesta Pietro ya las vi en otra ocasión y a la más blanquita y pequeña le salían lágrimas de sus ojitos.
¡Que tonterías dices! les dicen sus hermanos.
Vamos tenemos que llegar…

Ya en el estanque
Bien venidos al estanque ¿Qué os trae por aquí?
Buscamos a mis hijos mayores que con la tormenta se perdieron
¿Como se llaman?
Rose y Alfonso.
Un momento nos reuniremos todos los patos mayores para ver si entre nosotros hay alguno que no sea del estanque.
Lo siento señora pata pero no están aquí sus hijos, les comunica el pato más viejo del estanque, que se rasca con cuidado el plumaje evitando así la caída de sus plumas ya desgastadas por su larga vida.
De nuevo aparecen las tres mariposas, y con ellas se escucha la música de días anteriores, Adriana recibe de estas una corazonada, (piensa) ¿como comunicarme con ellas si cierro los ojos y puedo claramente ver a mis hijitos?
Serán cosas mías!- y continúan nadando en el estanque y conociendo a los demás patos.
Los pequeños no le quitan el ojo a un precioso Cisne. Que mientras nada muy tranquilo las tres mariposas se posan encima de sus alas. Ellas no pasan desapercibidas ya que Adriana las observa…con afán para poderles preguntar algo, pues la madre nunca pierde la esperanza, de encontrar al resto de sus polluelos.
Desde las ramas de un árbol llegan de nuevo unos preciosos y finos cantos, en la voz del ruiseñor llamado Ángel. Adriana se sacude las alas con delicadeza, poniéndose bella para Ángel. Sus hijos la rodean la miran y se van alejando poco a poco para dejarla con su amigo el ruiseñor.
Dudosos los patos del estanque se reúnen para decidir que hacer con la familia pío, ¿Qué hacemos los admitimos o no?
No que son muchos nos dejaran sin lombrices ni trigo que nos trae diariamente el señor Celio. Guarda del estanque.
Tenemos que decirles que se marchen
Bien yo se lo diré
Hola, yo quiero en nombre de todos deciros que os tenéis que ir que ya somos muchos.
Ya lo comprendemos, muchas gracias por todo.
Adiós hasta la vista

No hay comentarios:

Publicar un comentario